Caleidoscopio

fotofahrenheitmagazine

¿Han visto a través del tubo de un caleidoscopio? Yo sí y me asome bastante. Aunque ya se hayan cumplido dos años desde que no veo uno. La primera vez lo tomé por accidente, y ni si quiera recuerdo lo que vi. La segunda fue por curiosidad; era un experimento en el laboratorio de física como parte de la unidad de óptica. Tuvo que ser, hasta la tercera vez, que logre disfrutarlo. Era un modelo casero, hecho con un tubo de cartón sobrante de papel de baño. Tres espejos largos que formaban un triángulo y los cristales con papel amarillo, rojo, morado, verde, azul y blanco que yacían al fondo del tubo. Cada vez que miraba por el vidrio al fondo había figuras que dando vueltas al tubo que se transformaban las unas sobre las otras en todas sus caras y sus partes. Me fascino. Contraluz, la experiencia se volvía más alucinante al grado de perderme horas en ello. Luego tuve que devolver el caleidoscopio y mi cabeza se conformo con el recuerdo.

Soy un sujeto algo aleatorio. Mi cabeza elige momentos azarosos. Los pega con otros y construye recuerdos falsos. Estos parecen tener más vitalidad que la memoria técnica que recuerda con qué pie debo de pisar primero o con cual mano puedo escribir. Y así, los últimos días en mi cabeza han estado girando sobre una ideas persistentes: el movimiento, el instante, la variación, el tiempo-espacio, la singularidad y pluralidad de la vida. En el Todo, recortado a mi vida y mi vida proyectada en su totalidad, ha estado pensando en los momentos. En esos instantes que permanecen.

La figura del caleidoscopio, que todavía no borro, de alguna manera me recuerda estos instantes. Su magia consiste, para mí, en que no están y sin embargo estarán hasta que decidamos remplazarlos con otro momento más fuerte, o si no queremos nunca. La memoria se aparece entonces como un laberinto del que a veces podemos disponer, recorrer pasillos y encontrar callejones sin salida. Ahí encontraremos algo que habíamos creído extraviado. Recuerdos, memorias, vivencias, como quieran decirles.

El caleidoscopio me recuerda todas esas anécdotas desconectadas que al girar se transforman en figuras que igual habrán de desaparecer dando paso a otra transformación. Y aunque a veces, la imagen sea la misma, hay algo en sus elementos que la distingue de otra. Nunca habrá repetición.

Quizá por eso disfrutamos tanto recordar los buenos momentos: incrementamos la felicidad que nos dieron y de los malos recuerdos disminuimos el dolor tratando de aprender una lección presente. Eso mismo hace el caleidoscopio, eso mismo es el movimiento hasta donde he querido explorar el tema: recorta, pega, suma y muestra algo cuya legitimidad no podemos comprobar pero nos regocija creer que tiene un grado de certidumbre, incluso mayor que lo “real”.

Es por ello que disfrutamos la ficción, sea novela, sea una película o sea nuestra vida proyectada, narrada o inventada. Todo lo que pueda decir o he dicho es parte de mi, incluso lo más fantasioso pero de una manera distinta. Son los cristales de colores que formados según el giro del tubo formarán una figura que solo permanecerá un instante, porque cuando decidamos volver a girar la forma habrá cambiado para bien o para mal.

Esa es para mi la idea de un Caleidoscopio.

Todavía no sé porque escribo semejantes cosas en lugar de almacenarlas en papel o en mi cabeza. Supongo que es la necesidad o la falta de momentos eternos. Incluso la idea de “eternidad momentánea” me incómoda. Sin embargo, continuaré con el ejercicio de encontrar anécdotas, memorias, fotografías, estampas y recortes. Cada uno, y a su manera, formarán el cristal, el color y la figura de la que son parte y que constituyen al todo caleidoscópico. Un vicio por la metafísica, la aplicada a sí-mismo, me sugiere que continúe. ¿Quién no ha soñado aunque sea en una pesadilla, la idea del movimiento eternamente fluido? Un Caleidoscopio sería un buena mapa para no extraviarnos en este laberinto.

Anuncios

Un pensamiento en “Caleidoscopio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s