Bestiario – Julio Cortázar

Bestiario es el primer libro publicado del escritor argentino Julio Cortázar, quien seguramente es mayormente conocido por novelas como Rayuela, 62 Modelo para armar y las colecciones de cuentos Todos los fuegos el fuego e Historias de cronopios y famas. Antes del boom latinoamericano y el reconocimiento continental y mundial de Cortázar por la novela experimental Rayuela o el consagrado conjunto de cuentos llamado Las Armas Secretas, el argentino sorprendió con ocho relatos que reunió en el libro como Bestiario.

El primero de los cuentos es Casa Tomada, una pequeña reconstrucción metafórica de la Argentina de la dictadura, en donde dos hermanos “quedados”, por así decirlo, se ven repentinamente invadidos en su propia casa por una presencia desconocida la cual les va orillando primero a vivir juntos en esa enorme casa y después a abandonarla y enfrentarse al mundo. Ya el primero de los relatos contenidos en Bestiario es una clara muestra de la imaginación desorbitante de Cortázar y su capacidad para fabular situaciones cotidianas convertidas en autenticas piezas de ficción y literatura.

Carta a una señorita en París, escrito de manera epistolar-confesión narra la insólita historia de un hombre que se enfrenta a un padecimiento: su hija vomita conejos por lo que el hombre decide asesinar a la hija para controlar la creciente población de conejos. Un día los conejos son tantos que a pesar de la muerte de la hija el hombre se refugia en su propia casa ante el miedo a los conejos. El relato continúa a manera de confesión volviendo cada vez más inconsistente al hombre haciendo de las supuestas cartas un mero invento que nos deja entre la duda existencial y la incógnita de resolver el relato.

Lejana, la siguiente pieza del libro es un bello relato clásico, construido como una mini-biografía subjetiva donde la protagonista va mostrando su identidad mientras al mismo tiempo emerge una fuerza, una antípoda cortaziana homenajeando relatos como el de Dorian Gray de Oscar Wilde o el Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Stevenson. El libro continua con Omnibus, la más clara muestra de la fabulación de lo cotidiano en Cortázar, quien toma un hecho de la vida diaria -como tomar el autobús- y lo convierte en un delirante viaje (literal) de su narrador al distinto (también literal) de éste. La mejor muestra de ”realismo mágico” en el Cortázar debutante.

Cafaela el quinto cuento tiene como protagonistas a unos seres llamados “mancuspias” quienes causan malestares mentales en sus cuidadores y criadores. Es la pieza más inocente y fantasiosa de todo el libro, donde no se trata de dar una lección o moraleja y simplemente se lee, como una historia intermedia en lo que es para muchos el mejor cuento del libro y uno de los mejores de la obra de Cortázar.

En Circe, si acaso el mejor relato de su Bestiario, Julio Cortázar ejecuta sus mejores habilidades como escritor y creador de mundos. La protagonista es Delia Maraña, una jovencita dos veces viuda que se dedica a elaborar bombones con licor y cuya familia respetable vive con la angustia de no poder casarla ya que todo novio conocido ha muerto. Un joven, llamado Mario -narrador y protagonista- de pronto comienza a cortejar a la viuda desafiando las premoniciones de sus amigos quienes le auguran la muerte como todos los pretendientes de Delia. Circe es el mejor cuento porque re-elabora uno de los mitos griegos fundamentales: la bruja Circe, quien en La Odisea mantiene a Ulises/Odiseo bajo un hechizo donde para éste el tiempo parece detenido, fuera de la realidad y las advertencias de sus marineros son ignoradas. Cortázar construye una serie de personajes secundarios, lugares y temas en menos de 10 cuartillas mostrando la fuerza del cuento. La pieza es un relato donde nada es gratuito y que al leerse se llega a un desenlace impredecible. Circe es una muestra de lo que hará Cortázar en sus siguientes libros y uno de sus mejores cuentos en la prolífica carrera del escritor argentino.

Finalmente el libro cierra con Las Puertas del Cielo y Bestiario. En el primero de estos el protagonista es un abogado que trata de consolar a un viudo por su reciente pérdida. Para ello lo lleva a un salón de baile, una emblemática descripción de los tangos y arrabales de Buenos Aires donde el abogado intenta que el viudo se distraiga bailando y bebiendo al ritmo de tangos, danzones y conocer nuevas mujeres. Pero éste solo busca desesperadamente a su mujer en el recuerdo de sus vidas, sus bailes y una esperanza de encontrar las puertas del cielo. El libro se cierra con el relato homónimo Bestiario, el cual narra la afición de una pequeña niña por coleccionar insectos y animales raros. Podríamos decir que es una manera particular de crear figuras de Cortázar el cual sabe que ha dado lo mejor en cuentos como “Casa tomada”, “Circe” y “Las Puertas del Cielo” y solo se dedica a fantasear y elaborar un relato surreal y psicodélico de una familia argentina común.

Estos son pues los ocho relatos que componen Bestiario, la primera gran muestra del imaginario de Cortázar y un libro que en definitiva debe leerse. Un ejercicio de imaginación, fantasía y ficción; que a pesar de parecer totalmente alejado del realismo o la denuncia social, encierra un significado en cada uno de sus relatos, una lectura que pareciera difícil pero que al ritmo, el hábito y la costumbre se vuelve ampliamente recomendada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s