Poemas de amor

Por la noche X lo invita a compartir su cama. B en el fondo no tiene ganas de acostarse con X, pero acepta. Por la mañana, al despertar, B está enamorado otra vez. ¿Pero está enamorado de X o está enamorado de la idea de estar enamorado?
Roberto Bolaño.

Estábamos al final de un concierto. La banda en la que tocaba un amigo estaba despidiéndose de los escenarios y decidieron hacer una presentación para darse un tiempo, grabar y se meterse a producir. Entonces el bar se llenó y nos echaron como a eso de las 3 de la madrugada. Fue el bajista quien propuso seguir la fiesta en su casa. Pero él y su amigo no se iban, de hecho hasta me sorprendió que tuvieran dinero para pagar la cuenta. Se esperaron afuera y al final alguien los subió al carro. Entonces pensé que la noche iba a ser larga. ¡Malditos hippies como los odio! Siempre se invitan solos.

 Estoy esperándome a los premios del estado. Este año es el mío, nomás no me vaya a tocar competir contra la pinche mafia del gremio. Porque esos weyes se reparten todo. Haz de cuenta que un año un cabrón gana y al siguiente es juez y nombra a uno de su misma asociación y así se la llevan. Chance y me los chingo, pero no va a ser fácil.

 A ese wey lo conocí en la facultad. Se salió como a media carrera diciendo que lo teórico no era lo suyo. La neta es que andaba bien mal en las materias. No entraba a clases, se la pasaba pachequeando. La mayoría del tiempo hablaba pestes de las instituciones. Pero nunca falló para cobrar su beca o sacar su pinche credencial que lo acreditaba como hijo de un funcionario y con eso le hacían descuentos o de plano no pagaba exámenes y cursos de idiomas. Por eso sabe francés y algo de italiano el hijo de la chingada. Pero de nada le ha servido, ya ves que nadie lo quiere invitar a sus fiestas.

 Yo veo más bien a la escena como podrida. Hay un chingo de gente que dice hacer cosas de vanguardia pero todos acaban asociados, robándose las ideas y siendo hipócritas. Aaaah pero eso sí.  A la hora del cóctel se saludan y se abrazan. ¡Pinches hípsters, nomás vinieron a cagarla toda! 

 Puff ¿Escritor? ¿De dónde? Já, no me chingues. Lo único que ha escrito es un puto poema largo que si has leído “Piedra de Sol” de Octavio Paz o “Muerte sin fin” del Gorostiza sabes luego-luego que es un vil plagio. Pero como nadie lee al Paz o a Gorostiza pues no se dan cuenta. Yo una vez le dije que los poemas que me leía se parecían a Villaurrutia, a Max Rojas y a Ezra Pound mal traducido y se enojó. Me dijo que a esos weyes todo mundo los lee. Que a Walt Whitman lo enseñan en la primaria y a Pessoa lo tienen en un pedestal. Que sus influencias eran más refinadas y mejor le pare. Me tomé mi cuba y ni me despedí. Además aproveché que andaba bien pedo y en las escaleras me fajé a la que era su novia en eso entonces. Tenía unas nalgotas que el muy pendejo no aprovechaba por estar escribiendo mamadas a media noche en lugar de cogérsela. Todos sabíamos que ella le entraba con quien fuera menos con él. Pobre carnal, con depa amueblado, buena ubicación, todos los servicios y ni así podía tener a su novia feliz. Yo creo que por eso al final la morra lo dejó por uno más pinche y se llevó sus muebles. Creo que hasta con el gato cargó. De todos modos el muy idiota lo hubiera dejado morirse de hambre.

 Las revistas no me gustan porque son efímeras. En cambio un libro permanece. Lo compras, lo obtienes o te lo regalan y lo conservas. Una revista sirve para ir a cagar, tenerla en la estética antes de hacerte tu flequillo o tener algo que leer en la cafetería de la escuela. Yo le dije a mi editor que quiero una edición de pasta dura. Encuadernado a mano, con tipografía a máquina y que el papel huela. De esos libros que acaricias y puedes sentir la patita de la a o el gancho de la r. Va a estar caro, pero es artesanal y cuidado por su propio autor. Nada que ver con esos pinches libros culeros de la secretaría o de la universidad que pasan años enbodegados.

 Compartíamos clases de italiano pero creo que él solo iba a ligar. Una vez me leyó algo de Petrarca y no supe que decirle. A mí me da flojera todo eso de los medievales y el renacimiento. Soy más de ir a un rave, tomarme unas tachas y bailar toda la noche. Pero tenía que hacer estancia en otro país y si acreditaba el italiano me iría a Florencia. Creo que él también andaba con ese plan porque su papá le consiguió una beca. Pero como no aprobó por andar en la peda y sentirse el bohemio se tuvo que conformar con irse al D.F. y cursar un diplomado exprés para titularse. Creo que cogí con él por lástima y curiosidad. Una compañera me había dicho que la tenía grande y bonita. La verdad es que no sé a qué se refería con “bonita” y con grande suponía uno de 18 o 19 centímetros y no la chingadera esa que ni se paró. Le echó la culpa a las desveladas, al arduo trabajo de la composición según sus nervios y al estrés. Pero no me importó y lo obligué a que me masturbara pero ni para eso sirvió el hijo de la chingada. Me fui bien emputada de su depa y creo que del coraje le robé dos o tres libros que estaban todavía envueltos en el plástico. Cuando los abrí en mi casa olían a nuevos. Dos eran antologías de poetas italianos y el tercero de uno de sus amigos. Creo que ese último había ganado un premio estatal de poesía o dramaturgia aunque la verdad no me fije bien y mejor se lo regalé a mi novio. Me dijo que estaba bueno pero nunca me preguntó de dónde lo había sacado. Y luego terminamos porque el muy cabrón y chismoso le dijo que yo me había puesto a pirujear con él. Estoy esperando a que diga otra chingadera de mí para decirles a sus disque amigos que su verguilla de alpiste ni con la mejor mamada se paró.

 Cuando escribo no pienso en quien me va a leer. Lo hago y ya. Luego se lo mando a un amigo que se fue a estudiar al extranjero y él se los lee a sus otros amigos allá. Me regresa los textos con comentarios y así ya me doy una idea de cómo será cuando esté impreso. Ya sabes, nadie es profeta en su tierra.

 No me jodas con el escándalo que les armó por no ganar un puchurriento premio. O sea, entiendo que el vato se desvelaba, que ni peló a la novia y hasta se salió de la escuela pero exagera. Me llegó el chisme de las cosas que gritó. Que hasta agarró una botella, la quebró y se cortó la mano en el desmadre. Luego con la sangre que le brotaba se restregó la cara y se puso a recitar cosas en francés. Que por cierto, lo pronuncia bien del carajo. Pero la cosa estuvo tan divertida que un cabrón del jurado lo grabó con su celular y lo subió a internet. Yo creo que con eso el wey ya no sale en unos meses y deja de acosar chavas en los bares. Me han dicho, cosa que me consta, que hasta se invita solo a los afters con tal de chupar gratis y seguir presumiendo. Lo malo es que ya está bien quemado y siento que en una de esas le ponen una madriza. Ojalá que no, pero si le revientan el hocico yo no le voy a tirar esquina. Cuando el vocho se me quedó varado le hable para que me hiciera paro, porque estaba a unas cuadras de su depa y ni me contestó el celular y luego lo apagó. Así se da uno cuenta de quiénes son los amigos.

 Me gusta cuando la gente se abre conmigo. Yo les correspondo y me gusta que me pregunten de mi trabajo. Como tú ahora, que llevas rato aquí conmigo sin desesperarte. El otro día fui a beber unas cervezas, porque me caga el wiski y el vodka que dan en las pinches reuniones después de las tertulias y me invitaron a seguirla en la casa de un conocido. Allí estuve hasta que amaneció, platicando bien relajado con unas chavas que se dedican a la danza contemporánea. Quedamos en hacer algo interdisciplinario y con suerte se ganan una beca para irse de gira y mostrar sus performances. Yo iría, pero tengo planes por otro camino además creo que fue una de esas pláticas de borrachera donde quedamos en hacer de todo y no nos volvemos a ver sobrios. Me gustó su onda, igual y les hago una reseña ahora que empiece a publicar más seguido.

 Al principio, como yo era bien pendeja para eso de apreciar las cosas, me emocionaba y sentía bonito cuando los poemas tenían acrósticos o iban dedicados a mí en mis diferentes sobrenombres. Pero después entré a estudiar y leí y leí a más autores. Yo creo que al final me di cuenta de sus pinches plagios, paráfrasis chafas y pretensiones mal hechas y por eso después cuando me hartó definitivamente me llevé sus muebles. De todos modos su papá está bien metido en eso de la política y el manejo del sindicato universitario y seguramente le compró otros nuevos.

 Pinches autores del estado hijos de su puta madre. Pinches jueces, ex autores del estado ganadores hijos de su puta madre. Pinche gobernador pendejo y pinche secretario de cultura también más pendejo. Estoy harto en serio. Cada año es lo mismo. Pero yo tengo la culpa por participar en sus premios ogetes y creer que puede haber suerte o que de verdad leen los trabajos. Por eso mejor me voy a largar. Ya tengo un convenio con otra universidad y allá sí les gustó mi proyecto. Además aquí ni me leen. Nadie va a los recitales que organizo con mi grupo. Les gusta lo mismo y están a gusto con eso, por eso tienen la poesía que merecen. Lo único que me da coraje es que al siguiente año el ganador será juez y de seguro mis ideas aparecerán en el libro de alguien más. Así es esto de la mafia literaria.

 Si yo fuera tú ni lo invitaba. Siempre se queda dormido en el sillón donde llega a aplastarse. Luego se levanta, mea afuera de la taza o de plano se limpia el culo con las toallas del baño o lo que encuentre. Es un puerco, si se vuelve a colar a una de mis reuniones le voy a poner una putiza. Yo no soy violento, pero ya me cagó los huevos. Ya porque es disque poeta y cosmopolita según él, piensa que le vamos a tolerar sus excesos y mañas. Hay varios que ya lo traen de encargo, nomás están esperando que haga una pendejada. No madreamos ex novios de amigas, pero haremos una excepción.

 Perdón, pero esta noche estoy ocupado. Estaba caminando y de pronto sentí como un dolor en el estómago. Me fui corriendo a un baño y ya instalado en el inodoro no saqué nada. Entonces me acordé que siempre me pasa así. Cuando me llega una idea me dan ganas de cagar. Y ya sentado la idea se conecta con más ideas y me surge algo así como inspiración para escribir. Por eso tengo que ir a mi escritorio y ponerme a trabajar. Ya luego te veo ¿si vas a ir a la ceremonia de premiación? Te llevas tu cámara o tu celular para que les presumas a tus conocidos.

 A mí me caía bien cuando solo leíamos, nos emborrachábamos y fumábamos mariguana hasta que nos quedábamos bien arañas. Era bien banda pero cuando entro a la facultad y yo seguí trabajando empezó a juntarse con weyes bien mamones. Quesque escritores y artistas visuales y valió madre. Ya no fumaba sino que salió con la jalada de que “esnifaba” no sé qué pinche talco. También dejó las cervezas y del vodka o el wiski no lo sacabas. Su ropa cambió y hasta se mudó a una zona más pepona y se hizo novio de una morra que estaba de estudiante residente en México. ¿Quién chingados viene a este país culero a estudiar? Pues esa vieja y de pasó se lo chingó al muy pendejo. Pero se lo merece. Eso y que sus nuevos amigos lo fueran dejando poco a poco cuando dejó de patrocinarles la coca o las botellas. Yo mejor dejé de hablarle y luego supe que se fue del estado. Ojalá le vaya chido a donde quiera que se haya ido. De compas, nunca le tuve resentimiento por ser riquillo o aspirar a ser escritor. Solo que perdió el piso y dejo de escribir cosas chidas por olvidarse de los suyos. Y aquí le paramos porque tengo que cerrar caja.

 Le dije a mi papá que yo a esa escuela no regresaba nunca. Los profesores son unas momias y lo mío no estar estudiando teorías pasadas o autores bien muertos. No lo comprendió pero igual mi mamá lo obligó a aceptarlo. En dos semanas me voy, ya está hecho el traspaso. Yo creo que allá en el norte sí la hago. Además dicen que allá la gente es menos mamona y más abierta. Aparte aquí ya nadie me cae bien, se volvieron bien cerrados conmigo. Me voy, ya luego nos ponemos bien en contacto para eso de las entrevistas que irán en la contraportada.

 Tengo muchas ganas de leerlo pero siempre dice y dice y nunca me pasa nada. A lo mejor está escribiendo algo realmente bueno y por eso se ha tardado tanto. Pero ya no confío, ya ves que todos los poetas son iguales. Mucho bla bla bla y a la mera hora nomás se hacen pendejos. Yo por eso mejor le hago a la pintada.

 ¿Y qué fue de ese wey? Lo último que supe es que se lo madrearon unos narcojuniors allá en Monterrey. De seguro habló de más. Como si no lo conociera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s