Kafka y la muñeca viajera

Jordi Sierra i Fabra.

Esta singular novela ilustrada por Pep Monserrat parte de una anécdota real. Un día, en el año
antes de la muerte del escritor Franz Kafka (en 1924), el sombrío personaje que ya padecía de
pulmonía y depresión caminaba por el parque Steglitz en Berlín. Durante su caminata encontró
a una niña que lloraba desconsolada por el extravió de su muñeca. Entonces Kafka para consolar
su pérdida le cuenta una historia donde su muñeca no está perdida sino de viaje. La niña parece
ceder a la fantasía que el escritor checo le dijo y convierte el llanto en curiosidad ¿a dónde se fue
la muñeca?
A partir del primer encuentro Kafka reflexiona sobre su misma condición, tanto de
humano próximo a partir como de escritor y cuenta historias. Decide extender la fábula de la
muñeca viajera y redacta una serie de cartas escritas supuestamente por la muñeca viajera
dirigidas a la niña a quien encuentra todos los días en la misma banca de aquel parque. Trece
cartas en total escribió Kafka, desde África, Asia, América y los rincones del mundo, trece destinos
visitados supuestamente por esta muñeca viajera que ayudan a la niña a sobrepasar la pérdida de
un ser –aunque sea inmaterial- tan amado por ella. De esta manera no es la niña quién aprende a
dejar ir a su juguete, sino el mismo Kafka que comprende su misión como escritor y su papel en la
vida que se le va poco a poco con enfermedades y angustias.
“Kafka y la muñeca viajera” es un libro para niños escrito con una prosa maravillosa e
ilustrado con dibujos que muestran los viajes de la muñeca. Sin embargo los adultos pueden leer
detrás de una aparente fábula simplista una lección sobre lo insólito y la madurez de una niña que
a través de la ficción logra superar una difícil tarea de la vida. Mediante el ficticio viaje de una
muñeca la niña logra prender a dejar ir lo que amamos porque reteniéndolo a la fuerza solamente
logramos apresar y matar a ese objeto de amor. Como he dicho, es una fábula para niños con un
profundo mensaje para los adultos.
Finalmente Jordi Sierra i Fabra, el autor del libro, nos regala un hermoso epílogo donde
explica los motivos, el detrás de y final de la historia entre Franz Kafka y aquella misteriosa niña.
Un final conmovedor y que a más de un lector lo obliga a pensar en la figura de Kafka no solo
como escritor sino como creador de hermosas mentiras y la esperanza humana, más allá del
sombrío literato autor de la Metamorfosis o El Proceso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s