Escarabajo boca arriba

Sales a beber una cerveza en promoción y la bohemia te cae de peso. Luego el hambre ataca, pero en el local el baño está fuera de servicio. Entonces huyes a tu casa, y el día soleado y húmedo acaba en un intento de diluvio, las calles se vuelven riachuelos, te refugias en una paletería -sin comprar nada desde luego- y esperas y esperas a que la lluvia cese su hostilidad.
Nada.
Entonces decides correr a tu casa, que de hecho estaba a dos cuadras, llegas y la tormenta se invito al interior de tu hogar, se tomo la libertad de estar en tu sala, en tus escaleras y de pasar a tu cuarto. Ahí anida entre charcos, papel flotando, ropa mojada, tierra deviniendo en lodo y tus maldiciones a Tláloc.
Decides no hacer nada y duermes porque la bohemia y los tacos han dado efecto.
Amaneces, sin un rastro de agua en el piso, con la humedad flotando en el aire y la sensación de que debiste tener resaca.
Pero no.
Luego alguien, versado en física, te explica que el agua se evaporo al subir la temperatura del cuarto por tu calor corporal, posiblemente el vapor se refugió en las paredes y en tu cuerpo mismo.
Eso explica la inexistencia de la resaca.
Bendita lluvia.96216-stock-photo-insecto-escarabajo-insectos-daninos-boca-arriba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s