Ferias del Libro y otros sarcasmos oficiales.

Antes de cualquier cosa, de sobre-interpretaciones, excesos de comprensión o mal entendidos quiero aclarar algo: ESTE TEXTO ES UNA OPINIÓN PERSONAL, NO DEFINITIVA, ESCRITO DESDE LA SUBJETIVIDAD DE SU AUTOR Y NO PRETENDE DESTRUIR NADA, NI SI QUIERA SEÑALAR O ENJUICIAR HECHOS, TAN SOLO ES COMO OTROS TEXTOS, UN PUNTO DE VISTA SOBRE OTROS PUNTOS DE VISTA RECREANDO LA REALIDAD QUE SE MENCIONA. Por lo tanto pido que dejes los prejuicios de lado, que pongas tus tabús en la sala de espera y leas con afán de curiosidad y diálogo, si no es así por favor no continúes. No busco enemigos anónimos, ni crear boicots o sarcasmos mal elaborados. La opinión aquí expresada se basa en el hecho de que soy lector, consumidor de cultura y ciudadano, tengo mi espacio para escribir y he decidido expresarlo.

 

La ilustración que ganó el primer lugar.

La ilustración oficial de la feria, la cual  ganó el primer lugar de un concurso previo.

 

Del 12  al 21 abril, en la Plaza Morelos y recintos del centro histórico de Uruapan, Michoacán se llevó a cabo la XVI Feria Nacional del Libro. La imagen de este año fue una hermosa ilustración homenaje a los 70 años del  Principito de Antoine de Sant-Exupery con el lema “Leer para conocer el Universo”. EL objetivo de esta feria es traer durante 15 días a librerías del interior del país y la capital para que ofrezcan libros a precio accesible ( a veces baratos, muy baratos, a veces al precio de lista que puede ser encontrado en todas las librerías independientemente de su editorial o mercado) y en el marco de ese mercado de libros ofrecer conciertos, obras de teatro, recitales de poesía, presentaciones de libros, conferencias, mesas de diálogo, talleres, exposiciones y una serie de actividades estrictamente culturales que hagan del ciudadano un ser que consume cultura pero no solo eso, que la comunique, que aparte de comprar libros los lea, los recomiende, que piense su realidad y establezca una relación más directa con los acontecimientos culturales de su municipio. ¿Suena bien verdad?

Comencemos con los ‘peros’. Como todo evento cultural, social, político y de gobierno la Feria Nacional del Libro está rodeada de incertidumbres de logística, a esto le añadimos funcionarios que poco o nada saben del mundo editorial, de lo qué significa el concepto de “cultura” o del fomento de ésta. Entonces tenemos que el día de la inauguración el Señor Honorable Ingeniero Presidente Municipal y su séquito de regidores, ayudantes y  personas que siempre le acompañan deben cortar el listón, tomarse la foto para el periódico, dar/leer su discurso -escrito claro por alguien más- y hacer como que leen o algo así. Luego ya pueden irse a pelear con los colonos de tal zona, o pactar acuerdos económicos, ir a otro foro o simplemente hacer cosas que hacen los políticos. La Feria es oficialmente inaugurada y ahora todos los demás ciudadanos-mortales pueden pasar, ver libros, hojear los éxitos editoriales, los best-sellers -que si el de 50 Sombras de Grey, Los Juegos del Hambre, el libro del Chapo, los de Coelho, los del karma y dharma, el Kamasutra o el Cártel de los Sapos-. Después de ver todos los estantes, regatear a veces, aceptar otras y llevarse algo para no parecer ignorante de esos que solo van a ver, hay que ir a escuchar, o ver, o sentarse solamente en el recinto cultural de la Feria. Lo que sigue se pone mejor.

 

Hay que tomarse la foto, obvio.

Hay que tomarse la foto, obvio.

Analicemos un poco los hábitos de lectura antes de pasar a los eventos. Las Ferias del Libro antes que nada son un evento comercial creado por la industria del libro, okey eso es válido y lo asumimos. En ellas encontraremos los libros que colman las listas de lo más vendido. Los libros que fueron adaptados al cine, los manuales de autoayuda de moda, las biografías de narcotraficantes, políticos, creadores de tecnología o roqueros muertos, eso es tolerable solo sí también se ofrecen libros para los que no estamos en busca de lo que REGULARMENTE VENDEN EL RESTO DEL AÑO. Una de cada cinco mesas de libros ofrece editoriales de poca circulación, ejemplares raros, ediciones de lujo o autores contemporáneos de la región. Como es costumbre estas mesas tendrán menos clientes que las ofertas masivas pero lo sabemos, la cultura sigue siendo un siervo de la economía y el mercado de lo popular. ¿Y qué hacer frente a este fenómeno común? Nada más coherente que traer más editores independientes, permitir la venta de revistas literarias de la zona y organizar presentaciones de libros de reciente aparición escritos por creadores de la región. En lugar de eso la Feria de este año permitió más venta de artículos esotéricos -cuarzos, velas “mágicas”, collares y pulseras, inciensos y demás artilugios llenos de superstición que suelen ser llamativos para el consumidor ingenuo- . Además de los famosos juegos didácticos para que el niño crezca inteligente, lleve el rompecabezas, el ajedrez de madera, los juegos de mesa y el curso de inglés interactivo. También hubo mucha circulación de libros que fácilmente se consiguen en el mercado, manual para hacer jugos sanadores, colección de chistes colorados, aprenda las cincuenta leyes del amor y el poder, sea rico con menos, leyendas y mitos de terror en edición ilustrada y con letra grandota para que parezca que está leyendo mucho. Y qué decir de los MINILIBROS, pequeñas ediciones de clásicos de tamaño mínimo que son de difícil lectura -una letra apenas legible- pero dan la finta de que consumimos los clásicos de la literatura en una edición que se ve más chingona y llamativa que el librote feo sin portada tamaño adobe de tierra. En conclusión, ,muchos uruapenses consume cuarzos, esoterismo, novelas eróticas de dudosa calidad literaria que nacieron como homenaje a vampiros que pelean con hombres lobo, consume las biografías del narco o el famoso de moda, compra los libros que le van a servir en su vida diaria y se acerca a la lectura porque los demás lo hacen. Triste panorama para quiénes queremos dedicarnos a la difusión cultural en la región, ¿hay que hacer lo que el mercado quiere consumir o permanecer en la periferia?

Es hora de echar un vistazo a los eventos, olvidemos por un rato el cúmulo de mesas con libros baratos o caros, con atrapasueños y libros de sanación espiritual y los cuarzos mágicos para amarrar al novio, aaah y las galletas orientales de la suerte. Los eventos suelen cubrir las expresiones artísticas que más gustan al público. Hay obras de teatro, recitales de poesía, exposiciones de arte, presentaciones de libros, talleres para niños y jóvenes, muestras de cine y danza. Lamentablemente estos eventos son la minoría porque han sido remplazados por conferencias de autoayuda que rayan en la motivación empresarial, presentaciones de rondallas con LAS MISMAS CANCIONES GASTADAS que uno puede escuchar cualquier domingo o cualquier día afuera del café. Grupos de baile con la última canción de moda, allá atrás está mi primo que se ve espectacular en pantalón entallado y mis amigas bailando de forma sensual a las 3 de la tarde frente a un grupo de niños, que por su puesto no deben jamás conocer el Kamasutra ni hablar de sexo en la mesa. Las obras de teatro, tristes muestras de reflujos que parecen salidos del circo rodante. Las presentaciones de libros, libros buenos, ganadores de premios estatales y a veces O LA MAYORÍA DE LAS VECES EN EL CASO DE ESTE AÑO libros que ya habían sido presentados, gente que ya no necesita más difusión pero ¿y los autores regionales de reciente actividad? Con diez minutos para hablar de su premio con una botella de agua, una constancia firmada por el presidente municipal y la foto del familiar que fue a apoyarlo.

El año pasado se organizo el II Encuentro de Narradores Michoacanos organizado por la Sociedad de Escritores Michoacanos, este año no hubo tal encuentro, desconozco los motivos, pero su ausencia fue notable. En cambio tuvimos, bueno creo que no tuvimos nada a cambio de esa pérdida. Los recitales de poesía acomodados en horarios no favorables,  una pena por nuestros compañeros de Luvina, Detrás del Espejo  y Vuelo Libre. Las muestras de cine, lejos del recinto ferial, del foco cultural, con escasa difusión y con problemas técnicos. Es un triste panorama pues si las cosas persisten la próxima Feria Nacional del Libro tendrá al Chapo Gúzman como imagen del cartel o a Pablo Escobar famoso narco colombiano que invade la mentalidad mexicana. Habrá más conferencias de “haz más con menos, o sea con menos dinero” y los inciensos, rituales mágicos y los manuales para conseguir milagros serán mayoría frente a libros de cuentos, novelas o antologías de poetas escritos por autores todavía vivos, en la periferia y escribiendo mientras descansan de su empleo como mesero o empleado de caja. ¿Qué vamos a consumir estimados uruapenses? Más danza juvenil con el nombre de  “jazz”, o al conjunto de jazz al que pocos le aplauden. Que más autores de la región vengan o que el mismo libro de hace dos años vuelva a ser presentado. Que el mercado marque el gusto literario o que el gusto se auto examine para exigir al mercado. Es nuestra decisión, hagámonos escuchar.

19645

 

Anuncios

4 pensamientos en “Ferias del Libro y otros sarcasmos oficiales.

  1. He leído, más de una vez, tu texto respecto de la XIV Feria del Libro de Uruapan. Ojalá que, en algún momento, sea posible el que te aproximes a este servidor para compartir tus propuestas, de cara a la decimaquinta edición de este proyecto. Nunca está de más recordar que la Feria del Libro de Uruapan fue -al igual que el concurso del tianguis artesanal del Domingo de Ramos- una propuesta ciudadana.
    Recibe un saludo respetuoso y mi agradecimiento por tomar parte de tu tiempo para elaborar un comentario tan amplio y comprometido, pues es de esta forma como los servidores públicos podemos hacer de mejor manera nuestro cometido.

    • Oscar jamas cedas frente a las propuestas institucionales porque la unica intención que tienen es el hecho de apropiarse de tus ideas. Arturo Ávila después de sus diez años en el puesto ya no puede generar más nada por eso es que convoca, pero es gente que debería estar fuera de la cultura en Uruapan, porque no tiene la capacidad de definirla ni es alguien que tenga una formación en cultura. Un quimico en alimentos no puede ser un gestor cultural, por mas lector memorístico que sea. Tiene una incapacidad de analisis y reflexión. Si eres inteligente, le darías la más mínima importancia a su opinión, y sobre todo a su convocatoria. Y no es de mala leche, es la realidad.

    • Cuando uno escribe un texto, por más “local” y causístico que sea también se piensa en otras posibilidades y contextos. Como la de Uruapa, Leon, Querétaro, Morelia, Puebla etc etc… la mayoría son así. La de Guadalajara se salva porque es MAGNA en el sentido literal. Gracias por leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s