La Piel del Cielo – Elena Poniatowska

“Mamá  ¿allá atrás se acaba el mundo?” y desde entonces  Florencia; la madre de Lorenzo de Tena personaje principal de La Piel del Cielo supo que su hijo no sería feliz. Con esa cruel y realista figura abre la novela de Elena Poniatowska de la cual en esta entrada quisiera escribir algunas líneas breves.

La Piel del Cielo novela con la que “La Poni” ganó el premio de novela Alfaguara en 2001 cuenta la vida de Lorenzo de Tena un joven astrónomo mexicano que vivirá cambios trascendentales en su vida subjetiva y la vida cultural del México postrevolucionario. Lorenzo es el menor de una familia numerosa, hijo de una campesina que disfruta el día observando los insectos, manchándose las manos en la tierra o sintiendo el frío del agua y un padre ausente miembro de una distinguida línea sanguínea de la capital del país. Lorenzo viene pues de una madre empirista y un padre racionalista por así decirlo, de su madre aprende el significado de los sentidos, la curiosidad infantil y la apertura por sensaciones y experiencias nuevas mientras que de su padre Lorenzo hereda el temple frío, la solidez económica y la muralla que no le permitirá relacionarse con las personas.

Pero lo interesante de La Piel del Cielo es la vida de Lorenzo como lupa de una vida que abarca la de muchos: el nacimiento cultural de un país que apenas se recupera de una revolución y que comienza a formar sus estructuras sociales. Lorenzo pasa de ser un joven huérfano de madre a un estudiante de leyes, del conocimiento del tiempo en San Agustín al derecho positivo de García-Máynez, de la vida bohemia en las calles del zócalo a la curiosidad cósmica de observar el cielo. Esta es la manera en que Poniatowska elije contar la evolución innata en los seres humanos: del descubrimiento del dolor, la sexualidad promiscua, el amor trágico, la amistad incondicional y las traiciones profesionales. Contar La Piel del Cielo es contar el nacimiento del marxismo en México, la fundación del Observatorio Astronómico en Puebla, la dictadura discreta de un solo partido político y las eternas trifulcas culturales en un país donde si bien el cielo es limpio parece que casi nadie lo observa.

Leer la novela de Poniatowska resulta una tarea que además de informativa es placentera, con una limpia forma de narrar y amplías referencias a otros acontecimientos de la cultura en México, además de una conmovedora historia sobre la naturaleza humana, el crecimiento de una persona o su hundimiento en pro de algo que es más misterioso que el cielo: los sentimientos humanos. Lea pues estimado lector La Piel del Cielo si usted quiere una novela clave en las estrellas y el amor están apenas levantando la mirada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s