N.P. – Banana Yoshimoto

Han pasado más de dos meses desde la última entrada en estas reseñas sobre libros. Lamentablemente las ausencias se prolongarán por motivos del redactor, pero por motivos alegres. Aunque, hoy debemos de descansar, el Día de Muertos no permite un descanso mental pues la imaginación y la inquietud creativa se disparan con las calaveritas, las catrinas y el folkrore mexicano de estas fechas. Basta de oraciones para romper el hielo y pasemos a lo nuestro.

En esta ocasión tenemos el gusto de escribir unas cuantas líneas sobre una novela enigmática, apenas escrita en 1990 pero leída en 2011. Las razones de tan prolongada espera de lectores se deben primero a que la autora -Banana Yoshimoto (Seudónimo de Mahoko Yoshimoto) decidió postergar su publicación. Primero, debido al machismo aún existente en el mundo literario, segundo por la trama polémica de la novela y tercero por la poca apertura de las letras orientales en occidente, fenómeno que en los últimos años se ha mermado y gracias a él podemos conocer expresiones literarias de Japón, China, Corea y demás países del lejano oriente. En N.P. Banana Yoshimoto nos regala una hermosa postal sobre Japón, con esas descripciones de paisajes, climas y lugares entrañables pero con halo de misterio.

N.P. es una novela corta, apenas rebasa las 150 páginas en su edición en español. La sinopsis nos cuenta que Kazami, la protagonista, es una chica estudiante de Literatura, traductora del inglés al japonés. En sus años de estudiante y juventud se enamora de un traductor que trabaja en un libro de cuentos del misterioso autor Sarao Takase. En una fiesta conmemorativa a la póstuma publicación de los relatos de Takase, Kazami conoce a los hijos de éste, hay sobre ellos un aura misteriosa, cierto espíritu angelical e incestuoso, una complicidad de hermanos que según se rumora presenciaron las turbulencias de su padre. Meses después Kazami descubre que Shoji, el novio que traducía el relato número 98 de la obra de Takase se ha suicidado sin explicación póstuma y rodeado de soledad y tristeza inexplicable. Kazami olvida todo el enredo en torno a dicho autor al que se considera maldito y del cuento 98 que seguramente perturbo a Shoji al grado de empujarlo a terminar con su prometedora carrera y vida.

Años después Kazami, en un Japón envuelto por el calor, el verano y los cerezos a punto de florecer se reencuentra con los hijos del autor maldito. Otohiko y Saki, divididos solo por la diferencia de sexo, comienzan a tener una importancia en la vida de Kazami. Será la amistad un tanto lésbica, un tanto tanática la que haga de Kazami y Saki las mejores amigas del verano en Tokio, pero hay algo turbulento que rodea a Otohiko. Ya sea la larga ausencia de Japón, el vivir en otro país, o Sue, la hija no reconocida de Sarao Takase, presumiblemente protagonista del relato 98 quiénes hagan de Otohiko una bomba de tiempo. Es Sue, la última y más enigmática personalidad de la novela quien dará el giro de tuerca a de por sí, ya complicada pero adictiva relación entre un autor muerto, un traductor muerto, una traductora viva, dos hermanos medios vivos y un país en el que el tabú, el incesto, la homosexualidad y la muerte son tan misteriosas como la misma muerte.

N.P. título del libro de cuentos de Sarao Takase, es el nombre también de la novela de Banana Yoshimoto donde la trama gira siempre en torno a lo más problemático y lleno de enigmas en el mundo: las relaciones personales. ¿Por qué leer N.P? Hemos querido recomendar esta pequeña pieza por dos razones: Una; es un buen motivo para entrar a la narrativa oriental y darnos una idea del modo de narrar el mundo y sus partes de una autora formada en la escuela de novelistas contemporáneos, además de las bellas y sencillas descripciones del Japón rodeado de misterio e intriga. Dos: la novela cumple con las exigencias básicas, ofrece una trama con un planteamiento, un desarrollo, un clímax y una conclusión aunque apresurada, digna de una postal. Leer es una de las formas de acercarnos a lugares que desconocemos, en N.P. podemos explorar la vida interior de una chica en plena formación personal, en la búsqueda de su sexualidad e identidad en un mundo que carece cada día de lógica y cordura. N.P. es una buena muestra de que se puede contar algo tan complejo -relaciones humanas- y ofrecer a la vez lo contradictorio del pensamiento y la vida, mezclando siempre el misterio, la muerte, la sexualidad, el amor y el florecer de unos cerezos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s