Deleuze y las figuras de Herzog en ‘Grizzly Man’

“Encontré una película del éxtasis humano en el caos interior”

Werner Herzog, voz en off.

Vemos a un hombre de cabello rubio usando lentes oscuros, parado en un prado donde el verde abunda, al fondo un par de osos grizzli (pardos)  y hablando hacía la pantalla nos dice: “Este será el primer corte en el inmenso horizonte”. Esta es la imagen con la que Werner Herzog (Múnich, Alemania 1942- presente ) decide empezar el documental “Grizzly Man” (Hombre Oso), film que muestra la vida, la muerte, y la lucha de su protagonista Timothy Treadwell (Long Island- EU 19957- Alaska 2003).  A través de las imágenes que el ambientalista que amaba los osos filmó, Herzog intentará narrar la lucha de un hombre inmerso en un medio al cual pretende modificar: el medio es la reserva natural en Alaska, la modificación es el repudio hacía la caza y la agresión a los osos y la fauna propia de dicha reserva, la conservación y el intento de Timothy por defender a los osos. Estamos hablando es una película de “la Gran forma” según la clasificación de Gilles Deleuze en su primer estudio sobre cine[1].

El presente ensayo pretende mostrar el modo en que una película como Grizzly Man hace uso de los elementos de una variante del cine de acción que Deleuze llama “Gran Forma”. Este uso no se quedará únicamente el “la Gran Forma” sino que a través del uso de elementos de la “pequeña forma” (la otra variante del cine de acción) como son las imágenes documentadas de Timothy (una especie de co-autor de Grizzly Man) el cineasta Werner Herzog rozará la “pequeña forma”. El movimiento que va de la Gran a la pequeña corresponde al concepto de “figura” en Deleuze. Es por ello que creemos que con Grizzly Man, una película que narra otra película, hay un juego entre la pequeña y la gran forma, haciendo a Herzog un autor que se mueve entre ambas, tal y como Deleuze lo señala en los párrafos de Imagen-movimiento dedicados a Herzog. En las líneas siguientes trataremos de explicar en qué consiste la gran y la pequeña forma que aparecen en Imagen-movimiento para mostrar cómo las emplea Herzog en el film de Timothy Treadwell. A través de la clasificación de las imágenes que Treadwell documentó y con las cuales Herzog hace montaje, podremos construir sobre las definiciones de Deleuze un acercamiento al cine documental del que el autor de Imagen-movimiento se expresa poco, y del cuál es necesario seguir reflexionando debido a su creciente repunte en salas y otros espacios del cine.

Deleuze llama “Gran forma”[2] a la imagen-movimiento que se da, ya no es un espacio-cualesquiera o un mundo originario (como lo había señalado en la caracterización de la imagen-afección y la imagen-pulsión que conecta la afección con la acción), sino en un espacio-tiempo, un medio histórico o social determinado. La percepción, los movimientos, afecciones, pulsiones se dan en un medio concreto; espacios geográficos, situaciones históricas o contextos sociales. El largometraje de Herzog no comienza con un espacio indeterminado, la primera imagen de Treadwell se da en el “enorme horizonte” de Alaska, y a medida que la película avanza los espacios se determinan conforme la narración de Treadwell lo revela: la reserva y el “laberinto” grizzli. El paisaje de prado, los ríos, los arbustos y los espacios en las entrevistas son la locación propia del documental.

En el cine de acción, que es el que domina las salas comerciales y la industria del cine en general, aparte de contar con un espacios concretos, los afectos y pulsiones se encarnan en comportamientos, en emociones y pasiones de los personajes que operan dentro del medio, además de ordenar y transformar el medio por intervención de estos afectos, pulsiones etc. Deleuze señalará más adelante, las pulsiones y la pasión que caracterizan una parte de la obra de Herzog, en Grizzly Man podremos observar estos afectos, estas pulsiones y etc. operar en el comportamiento de Timothy y la relación de éste con la situación que pretende modificar. En este film tanto Timothy Treadwell encarna un tipo de afección, pulsión, y del otro lado Herzog que intenta mostrar mediante las imágenes del propio Treadwell, otro tipo de emociones más allá de la misión que intenta salvaguardara el ambientalista. Bajo la fórmula S-A-S’, que a continuación explicaremos, Herzog desarrolla el montaje de todo el film, aunque las imágenes tomadas por Treadwell pertenezcan a la otra variante del cine de acción. De hecho en Grizlly Man hay un constante juego entre ambas variantes del cine de acción mostrando que en otros documentales podríamos encontrar también el mencionado juego.

Según Deleuze, el cine de acción tiene dos variantes la pequeña y la gran forma, la dupla gran-pequeña forma se hace presente en ciertos autores de cine (Kurosawa, Eisentein, Mizoguichi y Herzog son los ejemplos que aparece en Imagen-movimiento). Cuando en una película se pasa de una forma a otra, aparece el concepto “Figura”.

En Grizzly Man, las figuras aparecerán ya sea mediante las imágenes del propio Timothy o las intervenciones en off del propio Herzog con los largos planos secuenciales de percepción del medio englobante; Alaska y sus paisajes. Para diferenciar la gran de la pequeña forma Deleuze utiliza dos fórmulas que contienen los mismos elementos de acomodas en un orden distinto, “A” nombra una acción, ya sea la inicial y la determinante, y “S” que designa la situación de la que se parte o a la que se llegará al final de un film. A la gran forma le corresponde la fórmula S-A-S’ en ése orden, la fórmula se traduce como una situación inicial que mediante la acción modificante origina una situación distinta a la inicial, “S” prima. Mientras que la pequeña forma se idéntica con la fórmula A-S-A’ siendo una especie de orden inverso a la gran forma, la fórmula A-S-A’ anuncia una acción que revela una situación que a su vez dará origen a una acción distinta a la primera, acción prima. En Grizzly Man, tenemos una película de gran forma que se vale de pequeñas muestras de pequeña forma para desarrollar su totalidad fílmica; el montaje de Herzog está pensado en una situación inicial que mediante acciones, en estas acciones es donde se introducen imágenes de la pequeña forma, figuraciones mismas, revelarán una situación modificada. Aunque la situación de Grizzly Man sea el horizonte de Alaska, los osos y su medio no sea la modificada sino la situación de Timothy Treadwell, ello nos hace pensar que el plan de Herzog no es mostrar la situación del medio y sus agentes para después volver a ellos y observarlos con alguna modificación. El plan del director parece ser más profundo, más elevado que la misión de Treadwell, es por ello que a Deleuze el cine de Herzog le parece el más metafísico: quiere mostrar lo grandioso en el fracaso, el éxtasis mismo del frenesí que habita en la naturaleza humana. El Hombre oso, objeto de este film, es más que alguien tratando de salvar a los osos, para Herzog es una muestra de la grandeza exterior en el caos interior humano.

En la clasificación de imágenes dentro del cine, Deleuze distingue las tres variedades de la imagen-movimiento: el cine que explota la imagen-percepción, el cine de imagen-afección, la imagen-pulsión que conecta la afección con la acción, y el cine de imagen-acción, que como señalamos es el más visto y comercializado. Lo importante en esta clasificación es que no es excluyente; toda película muestra las tres variantes de la imagen-movimiento, en todo film hay percepción de espacios y lugares, movimientos intensivos en el rostro y primer plano y las pulsiones personificadas en los comportamientos dentro del film que son las acciones ejecutadas. El cine documental está suscrito a la imagen-acción porque en él se pueden encontrar los rasgos englobantes, que van del centro hacía el conjunto del film, el synsigno[3] (englobante) que remite a lo orgánico del film además de mostrar el binomio, entendido como “todas las formas de duelos que constituyen las acciones de uno o varios sujetos en el medio real”.[4] Y las huellas e índices[5], elementos característicos de la pequeña forma, segunda variante de la imagen-acción.

Lo que nos interesa en Deleuze es la caracterización de la imagen-acción con sus dos variantes, ya que parece haber descubierto el futuro del séptimo arte al menos en el ámbito comercial: la mayoría de las cintas que pasan a través de la industria y las salas comerciales muestran la estructura A-S-A’ o S-A-S’, basta que nos den ciertos datos preliminares para poder adivinar lo que vendrá en el desarrollo del film[6]. Llamamos cliché a la repetición de características en un género o un tipo determinado de película, cuando el cliché se repite hasta el hartazgo podemos darnos cuenta de qué tan predecible es un género o una película, incluso en las películas más inesperadas. Caso especial con el género documental, acaso el más cercano a un realismo o un naturalismo. El documental maneja un tipo de imágenes que por cliché queremos relacionar con la realidad inmediata; cuando miramos una película documental, gracias al prejuicio del cliché, buscamos el sustento “real” de las imágenes que vemos en pantalla. Con Grizzly Man el problema no es la realidad, sino la disposición de las imágenes que grabó Timothy Treadwell, no dudamos de que haya vivido más de 13 años entre osos pardos, zorros silvestres y el clima extremo de Alaska, en todo caso la duda está entre la relación de las imágenes y el sujeto que se postra frente a ellas. Timothy es para Herzog un persistente buscador de imágenes, más allá de mostrar a los osos, el ambientalista quiere mostrarse a sí mismo en el hostil ambiente de la naturaleza, lo que se documenta en Grizzly Man no es la vida de los osos, es la vida del propio Timothy, es por ello que el montaje recurre a las imágenes de éste, a las opiniones de sus amigos, incluso de quienes no estuvieron de acuerdo con su labor “mesiánica”.

El montaje es la disposición del orden, el ensamble y la suma de las imágenes en función de como quiera que se vean en pantalla por parte del realizador. Con Grizzly Man tenemos un doble montaje; por su parte Timothy haciendo tomas, eligiendo un ángulo sobre otro, incluso decir algo y después repetir la toma porque el discurso no le convenció, y Werner Herzog, haciendo uso del montaje que ya había hecho Treadwell, mientras que Timothy cree mostrar su misión salvaguardora, incluso trasgrediendo límites, el cineasta alemán muestra la naturaleza de este protagonista como parte del conjunto llamado “naturaleza humana”. A Timothy le interesa salvar osos, pero según Herzog, Este modo de montar las imágenes de Treadwell y crear una película de imagen-acción que principalmente maneja una fórmula de gran forma S-A-S’ pero que se sirve de pequeñas formas A-S-A’ hace que Herzog invente figuras metafísicas, figuras que van más allá del cine convencional. Deleuze ve en Herzog “un caso extremo”, creando Ideas que son capaces de englobar lo pequeño y lo grande y son capaces de “pasar la una a la otra” y designan el tercer sentido llamadas “Visiones”.[7]

¿Cuál es la cualidad de Herzog dentro de la clasificación de imágenes en el cine que hace Deleuze? El filósofo francés señala, el carácter visionario del cine de Herzog, y dentro de él dos temas: en la gran forma  opera la visión del éxtasis, la desmesura y la acción grandiosa destinada al fracaso, en la pequeña forma tenemos las visiones de los enanos, los débiles que ya no son iluminados. Pero en ambas formas las figuras de la pequeña a la gran forma y de vuelta permanecen; ya sea en los paisajes que Herzog gusta mostrar, las grandes secuencias de cámara abierta-panorámica, o los inicios grandiosos que abarcan toda la situación inicial o la acción sublime. Con Grizzly Man observamos grandes tomas secuenciales filmadas desde un ángulo aéreo, los causes del río o el inmenso horizonte del campo verde, incluso el “laberinto grizzli” es abarcado en su totalidad, hay Gran forma porque Herzog sabe plantear la situación inicial (S), a partir de las imágenes y las opiniones muestra la acción (o acciones) que modifican la situación (A) y finalmente la nueva situación modificada (S’). Coexistiendo a esta gran forma filmada por Herzog, está la pequeña forma impulsada por las imágenes de Treadwell, en casi todas las tomas participa con sus aclaraciones, sus soliloquios y confesiones personales que revelan poco a poco la difícil personalidad del ambientalista. Pero Herzog señala la gran virtud de cineasta que hay en el material de Timothy: grandes tomas secuenciales donde la Naturaleza, el viento, las hojas y los elementos constituyentes son los únicos agentes dentro del cuadro, el instante sublime que Timothy filma sin siquiera sospecharlo. Así por ejemplo, la gran pelea entre dos osos es tomada en su totalidad seguida de una intervención verbal de Timothy, aunque el instante valioso para Herzog haya sido la violencia y la hostilidad de la pelea por sí. 

Hemos dicho que Grizzly Man es una película de gran forma S-A-S’ que se vale de elementos de la pequeña forma A-S-A’ para desarrollar lo que quiere mostrar: un sujeto inmerso en un medio igual de desmesurado y grandioso donde hay una idea igual de grandiosa que a pesar de fracasar modifica la situación. Sólo que la situación no es el medio, sino el sujeto que encarna la acción. En resumen Grizzly Man cuenta la historia que Deleuze ya había descrito como uno de los temas de Herzog:

En uno, el hombre de la desmesura frecuenta un medio también desmesurado, y concibe una acción tan grande como el medio. Es una forma SAS’, pero muy particular: en efecto, la acción no es requerida por la situación, es una empresa alocada, nacida de la cabeza de un iluminado y que perece ser la única que puede igual al medio entero.[8]

El “hombre de la desmesura” se revela cada vez que el propio Timothy hace monologo frente a la cámara, y gracias a las entrevistas bien insertadas entre una y otra imagen, podemos saber de su pasado turbio, y de que la desmesura y el exceso son parte de Treadwell. El medio desmesurado es Alaska, una situación tan grande que ningún ser humano es capaz de igualar su inmenso horizonte, y la acción que es igual de grande, llena de desmesura, es concebida en la cabeza de Timothy: salvar y proteger a los osos pardos de la caza ilegal y frenar los abusos del hombre en la naturaleza. En efecto, la situación inicial se plantea desde el inicio del film, un hombre inmerso en el medio de los osos que poco a poco revela su carácter y su destino fúnebre; desde el inicio sabemos que Tim no pudo haber terminado de otra manera, con un “puedo oler a la muerte en mis dedos” confiesa Treadwell antes de terminar su primer intervención. Herzog indagará a lo largo del film en la pulsión de muerte que caracteriza el comportamiento de Treadwell, la acción desmesurada sólo puede acabar con la desmesura de la muerte, la sublimación de la misión de Treadwell logra renombre por su fatal fin. Y tal como afirma Deleuze, la acción no es requerida por el medio, los osos no piden ser salvados, o los zorros protegidos, es Timothy quien se convence a sí mismo de su empresa, y es sólo mediante la muerte que dicha empresa puede igualar la grandeza del medio, lo sublime de la naturaleza con su violencia y su hermosura panorámica solo puede ser igualada con la muerte y la trascendencia en las imágenes que Herzog utiliza y muestra. Más adelante, Deleuze señala:

Está la acción diferente, una acción heroica, que por su cuenta se enfrenta con el medio, penetrando lo impenetrable, franqueando lo infranqueable. Hay, por tanto, a la vez una dimensión alucinatoria en que el espíritu actuante se eleva hasta lo ilimitado de la Naturaleza, y una dimensión hipnótica en que el espíritu afronta los limites que la naturaleza le opone.[9]

Este enfrentamiento, con en el que aparentemente Timothy convive, al final logra hacerse presente cuando un oso, desconocido y que ni el propio Herzog logra identificar, se come literalmente la acción de Treadwell. Timothy fracasa no porque su acción sea alocada y derrame imposibilidad, sino que la acción misma triunfa porque requería ser sublimada por la naturaleza, la sublimación es la muerte por el ataque del oso. Finalmente Timothy fallece y su historia comienza a contarse. Sin duda hay un rasgo de locura en la acción que intenta modificar el medio, y aunque el medio; los osos, los zorros y la reserva en Alaska, no se modifiquen, quién acabo siendo una situación modificada fue el propio Treadwell por medio de sus imágenes. Las imágenes que él tomó son la acción modificante que permite pasar de la situación inicial (Timothy viviendo entre los osos) a la situación modificada (Timothy muerto para siempre entre los osos, y su accionar recorriendo el mundo en forma de imagen-movimiento, en documental viviente). La trágica historia del ecologista que acabó devorado por un animal que protegía muestra lo que Herzog quiere explicitar: lo sublime de la naturaleza, incluso de la humana que pertenece a la Naturaleza cono un todo. Lo que hace de Grizzly Man un documental que vence los clichés es el doble juego, Herzog buscando en las imágenes de Timothy una película sobre el caos interior y la grandeza externa, y al propio Treadwell intentando ordenar y sublimando una lucha interior.

La lucha interior se da cuando Treadwell llora por un cadáver de zorro, después de esta imagen podemos escuchar a Herzog con voz en off explicando que Timothy no ve o no quiere ver la violencia que hay en la Naturaleza, para él la visión bella, armónica y tranquila del mundo salvaje no concuerda con la violencia y la hostilidad de la muerte, ya sea de un zorro o de un pequeño oso muerto por los de su especie. Y es que Timothy se refugia del otro mundo, del mundo social, repudia la civilización, incluso la civilización que construyó la reserva. En una imagen secuencia, Timothy explota en lenguaje, en movimiento intensivo del rostro contra la autoridad del parque, contra los cazadores e incluso con la civilización entera; esto sirve a Herzog para mostrar el lado más humano de Tim, más allá del amor que siente por los osos, del deseo de ser un grizzliman, lo que a Timothy lo mueve es el impulso por comprenderse en un medio tan hostil como el humano.

La gran forma S-A-S’ se da porque el medio que es el propio Timothy es modificado por la acción sublime de la muerte originando el documental, las imágenes de Treadwell motivan a Herzog y su indagación por la pasión, locura, vida y muerte del grizzliman. Pero para que la Acción sea modificante de una situación a otra modificada (para que A puede transformar S a S’) es necesario una pequeña forma figurada en representaciones plásticas, estas figuras son las propias imágenes de Treadwell. La acción inicial que es el comportamiento destructivo en la juventud de Treadwell comienza a modificarse por las visitas de éste al medio, la situación de los osos, de Alaska y el comportamiento de Timothy en este medio transforman poco a poco su acción logrando la consumación de la fórmula A-S-A’, donde A es el joven Tim, S es Alaska y los osos, el peligro que corre entre ellos, el refugio de la civilización en la naturaleza, y finalmente A’ es la acción modificada que revela a un Timothy Treadwell sublimando su caos y creando una bella película de la grandeza del mundo Natural. Y todo ello es posible gracias al montaje de Herzog, a su ojo seleccionador y la disposición de las imágenes de Treadwell; la doble visión se hace una sola ofreciendo una película que va más allá de sus supuestos y que aún siendo un género del que ya conocemos sus formas, explota estas hasta crear figuras inmensas que muestran la complejidad del humano y la naturaleza, de los límites entre ambos y el proyecto de un iluminado y las consecuencias de trasgredir sus límites. Una de las consecuencias es el fracaso, perder la vida es un fracaso, pero también el éxito metafísico de trascender más allá de la vida, trascender como imagen viva de la naturaleza y la realización de su hostilidad y su sublime belleza.

Finalmente el mérito con Deleuze, Werner Herzog y Timothy Treadwell en Grizzly Man, es poder concebir el cine documental como una exposición de la complejidad del montaje, de las imágenes que parten de la realidad pero que montadas pueden mostrar “más allá de la realidad” y contribuir al acercamiento de la totalidad del conjunto llamado “realidad”.  Herzog muestra que “Las las gruesas patas del albatros y sus grandes alas blancas eran la misma cosa”[10] Así también la verdad, la naturaleza, los osos o la muerte pueden ser mostradas como parte de un mismo conjunto, a veces encarnado en sujetos que se salen del habitus normal, locos, ambientalistas, iluminados, visionarios, caminantes junto a nosotros en la totalidad.


[1] Deleuze, Gilles, La Imagen-movimiento, Paidós, Barcelona, 1984.

[2] Deleuze, op. cit. cap. 9. pp. 203 y ss.

[3] Ibíd. pp. 205.

[4] Ibíd. pp. 302.

[5] Ibíd. pp. 227.

[6] Cfr. El capítulo 12 “La Crisis de la imagen-acción”, Deleuze, op. cit. pp.275-299.

[7] Ibíd. pp. 258.

[8] Ibíd. pp. 259.

[9] Ibíd. pp. 259.

[10] Ibíd. pp. 261.

Bibliografía y filmografía.

 

      Deleuze, Gilles, La Imagen-movimiento, Estudios sobre cine I, Paidós, Barcelona, 1984.

Herzog, Werner, Grizzly Man (Hombre oso), Documental, Estados Unidos, 2005. 105 minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s