Diablo Guardián, Xavier Velasco.

Diablo Guardián- Xavier Velasco.

Ya había hecho esto antes, allá por el año 2009 a mediados de diciembre había comenzado una pequeña sección de literatura en una página de música y cultura popular. De la cual todavía agradezco el apoyo y con mutuo respeto recuerdo con gusto. En eso entonces, aunque aún lo conservo, tenía temor a la escritura, y más temor a la lectura de mi estilo. Creo que no tengo ningún estilo en particular, y de hecho todavía sigo construyendo mi experiencia de lector con pequeños destellos en la escritura. He decidido continuar con aquella sección pero ahora de forma autónoma, autogestionada y aventurándome a la clandestinidad que proporciona este espacio. Sean bienvenidos a mi sección de recomendaciones literarias. Este espacio esta creado con la firma convicción de que leer nos ayuda en todos los aspectos, sociales e individuales. Y he decidido aprovechar mis espacios en Internet para compartir mis lecturas y provocar aunque sea el interés en hojear dichos libros, supongo que habrá quienes hayan leído las obras que comentaré, habrá quienes no y quienes las detesten o amen según su caso. El objetivo es impulsar a que cada quien haga lo suyo a su modo y sus posibilidades, sean mayores o menores a las mías. Gracias estimado lector, y si aún deseas a acompañarme proseguiré con el primer libro con el que inauguro esta

Hace un poco menos de un año compré en una librería de corte comercial, esa de la tienda de los tres búhos, un libro del que ya me habían hablado algunos amigos. En especial uno al que estimo mucho, que para entonces me había prejuiciado sobre la lectura de otro maravilloso libro del que hablaré la próxima semana. El asunto es que compré “Diablo Guardián” como un capricho, se acercaba mi cumpleaños, de hecho (dato enteramente egoísta) la dedicatoria está escrita y dirigida hacía mi. Tal vez en el futuro me de risa y hasta vergüenza, pero por ahora no.

Leí en menos de dos semanas la conmovedora y alucinante historia de Violeta. Una niña rica, amante de lo ajeno, hija también de unos ricachones de pantalla que pretenden tener la vida que no pudieron lograr. Violeta desde joven aprende a robar, a engañar y transformarse en lo que quiere: se hace maestra del disfraz y se hace experta en el arte del montaje. Azarosamente logra escapar con una gran suma de dinero robado, cruza la frontera y allá en el país del norte comienza su paraíso. Pero los paraísos no duran mucho y Violeta pronto termina el suyo al agotarse la indulgencia económica. Ello lo obliga a enseñarse otra vez una nueva técnica teatral: el enganche como lo llama ella. Por su cuenta logra enganchar hombres ricos en lujosos lobbys en hoteles de Nueva York, pero el ritmo de vida acelerado por las compras, el polvo blanco que introduce en sus orificios nasales o las apuestas en un viaje a Las Vegas hacen que también el enganchar sea una trampa al infierno. Allá en “la gran manzana” conoce a Nefastófeles, la daga que se le clavará en el pecho y le hará por fin darse cuenta de que vive en los fuegos del averno. Ya de regreso en México, todavía bajo el yugo de ciertos pesares se encontrará con un joven escritor apodado Pig, un tanto fracasado y sin chispa, hasta que llegue la hora de usar su último comodín y esperar a que como dice Xavier Velasco “todo se lo lleve el Diablo”.

Esta es la anécdota de “Diablo Guardián”, una chica tormentosa, un astuto embaucador y un escritor en busca de algo digno que contar. La fuerza de la novela no es la historia, pues ya hemos leído semejantes cosas: una chica que de formas truculentas se hace de un poco de gloria para acabar en lo más hondo y tener que revolcarse para ascender. Tampoco la historia del escritor parece ser el fuerte de esta novela, Xavier Velasco tiene el mérito de la fuerza narrativa en la voz de Violeta, en la naturaleza de su lenguaje y la cercanía que tiene con el mundo que relata. Esto es lo que me llevo a mí, y a otros lectores de “Diablo Guardián” a leer la obra de la misma forma compulsiva en que Violeta maneja su vida: el frenesí de su lenguaje es el frenesí de la vida misma. Los momentos de respiración los da Pig, el escritor del que Violeta se sirve para intentar su última jugada. Malas palabras, Espanglish, canciones de rock, drogas, el American Dream, el D.F. del que poco conocemos, las truculentas vidas de la alta sociedad y la pasión por la escritura son las dagas que nos clava Velasco para leer la primer página de “Diablo Guardián” y no soltarlo hasta entender que desde el principio empezamos a leer una historia que ya había sido dicha en las calles pero que nadie, que yo sepa, pudo plasmar con la fuerza de Violeta. En realidad es el personaje de Violeta quien cuenta la historia, quien le da su toque y sin el cual no podríamos entender el estilo de Velasco: Violeta nos enseña que la literatura también existe para encarnar algo que no pudimos ser pero quisiéramos llegar a ser.

“Diablo Guardián” no cuenta la historia de un demonio, aunque podría decirse que a su modo es la historia de un caído (o caída) del cielo. Tampoco es la historia de un protector, aunque también desde su estilo, Xavier Velasco el autor de este libro, se revela como un guardián de experiencias que logro aterrizar por medio de la escritura. No sé hasta qué punto sea autobiográfico o sí Velasco en realidad quiere transformarse en un escritor-mujer o un hombre que escribe como si quisiera explorar su lado femenino (que por cierto todos de una u otra manera tenemos y buscamos). Con “Diablo Guardián” Xavier Velasco dio un salto en su modesta carrera de escritor, con esta novela ganó el premio Alfaguara de novela 2005, dándose a conocer entre el público lector de esas extrañas especies llamadas “Best-sellers” de las cuales a veces podemos sacar experiencias excéntricas, muchas veces solo experiencias y ya.  He querido recomendar este libro por la fuerza de su lenguaje, el mundo de Violeta es creíble por sus palabras sean o no verdad, ¿acaso la novela tiene que contar la verdad? O contar una parte y esperar a que nosotros, lectores decidamos complementar o creer o no creer en lo que leemos. Lean si les es posible “Diablo Guardián” y detesten el estilo de Velasco o como yo, alucinen porque todos hemos conocido, de una u otra forma, completa o parcialmente, a nuestra Violeta.

 Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s