La modernidad nos alcanzó.

 La presente entrada es el inicio de una futura antología de pseudo-escritos dedicados a entablar un diálogo entre las nuevas maneras de configurar el mundo, tecnologías, videojuegos, comunicaciones y culura pop, con aquellos viejos ídolos, y no tan viejos, de nuestra infancia, de nuestra madurez literaria y nuestro eterno niño, música, fantasía y cine se dan tremendo agarrón con Spiderman, Mad-Max, Mario Bros haciendo equipo con Nietzsche, Armstrong y el pobre de Jesucristo que no decide qué bando escoger. Distrute pues, estimado lector, de esta primer entrega de textos esperando que le sean de su agrado.

¡Al Infinito y más allá!

Al-Corán, 2da Azora, III versículo.

  • A Wolverine le duele el alma.

A Wolverine le duele el alma,

Se ha casando de adamantium

De tener heridas que se desvanecen

Que vuelan como pájaro de estación y no enseñan nada.

 Wolverine está al borde del suicidio

Pero escoge cortar sus venas y de nuevo encontrar su nefasta condición.

Quiere ver las marcas del pasado que dejan las cicatrices,

El dolor que causa una muela abierta, el raspar de un hueso con el otro,

El malestar de una fractura

Pero a Wolverine Dios lo ama, le dio un esqueleto indestructible

Una capacidad de cerrar sus aberturas y de cerrar aquellas ventanas del dolor,

Por eso le duele el alma, por eso busca fatigar aquello que no ha sido modificado por el creador, por eso a Wolverine, enigmático mutante apodado el guepardo,

Ese despeinado de condición funesta, de precoz cicatrización

Y pasado hueserío  le dolió el alma

Le dolió aquello que todavía le puede doler a cualquier humano

Aunque este haya sido una bestia

Dolor, dolor, ay pobre de quien no lo goza.

 

  • Cemento para Burroughs.

 

Cuentan las malas lenguas, no las que besan porque esas no son malas sino malévolas,

Que a William Burroughs le hubiera gustado vivir acá,

Que habría disfrutado toda droga habida y por haber.

Que al viejo yunkie, abanderado de la beat generation le hubiese encantado el cemento.

 

Aquellos que lo dicen no se atreven a consumir dichosa sustancia

Se colman de encontrar la contorsión embriagadora en plantitas,

En polvitos, en licores y papeles,

En letras que no sienten y música que no bailan…

Pero a Borroughs le hubiese gustado.

 

Barato, bueno, y bum-bum.

Aunque tal vez ya ni hubiera necesitado escribir

¿Quién sabe?

Si esos devotos del homónimo al material para la construcción les diese por escribir

Serían mejores, y por mucho a ti, o a mí, o a él y aquel también.

Pobres tecatos, Burroughs se droga y escribe cuentos,

Gana un poco de pasta y puede pagar más municiones,

Ellos, en cambio, trabajan, o intentan,

Luego compran su fármaco de la existencia

Y allá, en el rincón de la sociedad se enrolan en los misterios de su felicidad

De su viaja a ningún lado del que pocos regresan

Y del que muchos hemos oído decir.

 

  • Zaratustra ya tiene Smartphone.

 

Las tres transformaciones del espíritu os cuento:

Del cómo el Camello cruza el desierto,

Muere y con él mueren los valores establecidos, carga el peso más pesado.

Luego, se transforma en León.

Desgarra los nuevos valores, la fuerza de su garra impone.

Y finalmente cómo el León se convierte en niño.

Y el niño aprende a usar el iPhone.

 

Y luego, Zaratustra ya no tiene que contar tantas veces su discurso

Ya omite hablar, prefiere mandar un mensaje

Actualizar su Facebook y etiquetar al último hombre,

Rechazar la amistad del Papa Jubilado

Y finalmente ser para todos y para nadie.

 

Luego, Zaratustra se convierte en un ídolo de las masas.

Debe, por lo tanto crear una cuenta en Twitter.

A principio es popular, luego sufrirá el robo de sus ideas

El constante acoso y abuso de sus frases

Habrá superhombres, porque él los anunció, por acá, por allá…

Habrá una plaga de predicadores de la muerte queriendo censurar sus palabras

Y finalmente, después de la experiencia del Smartphone

Zaratustra se da cuenta de que el pueblo sigue en las mismas andanzas,

Prefiere reír del bufón a escuchar discursos,

Zaratustra se va a su cueva, rompe su celular

Y finalmente, después de consultarlo con su roca,

Maldecirá el día en que el Superhombre retorne eternamente

Hacía el celular.

 

  • La consola de Armstrong.

 

Después de tres horas la boca cansa,

Los ganglios inflamados piden tregua

Y los dedos, torcidos de tanto jugar, ya no pueden más…

Y es que  ¡A quién carajo se le ocurrió semejante idea!

 

En mis tiempos, léase como buen sexagenario, todo era distinto.

Primero prendías la consola,

Insertabas el disco y esperabas unos minutos, luego…

A jugar, tocar la guitarra, poner los dedos sobre botones

Fingir, porque para fingir los videojuegos, tocar el bajo

Pisar las tarolas y pegarle a los platillos.

Y luego, la decadencia total… la trompeta llegó para quedarse.

 

Louis Armstrong experience, 72 hours totally of jazz and fun… si claro.

No has terminado On the Sunny side of the Street  cuando ya tu garganta, cerrada por completo pide descanso.

Y es que siendo novatos, que conocimos la extinción de los trompetistas, no aguantamos la partida, ni de locos.

Ya en When your smiling abandonamos el control,

Y con él todo intento de recordar los grandes éxitos

Del trompetista…

Al final descubrimos que tampoco el blues ni el rock

Debieron de entrar a ese infernal juego, lástima por los nuevos.

  • El Inquilino Peter-Pan.

 

Y sí, finalmente sucedió.

En aquel asilo había un nuevo inquilino

El mismísimo Peter-Pan que juraba nunca envejecer.

 

Aquel que se había negado a crecer

A vivir eternamente en nunca-jamás, y finalmente, después de aburrirse

Se dejo crecer.

 

Envejeció con el tiempo, dejo de creer en las hadas,

En los vuelos y se olvido del trajecito verde y la pluma.

Traicionó a los niños perdidos, y maduro en sus ojos,

Maduro en su cabello.

Se olvido del cocodrilo.

 

Pobre del capitán Garfio, murió abandonado.

También se desvaneció la isla,

Y nunca-jamás se convirtió en atracción turística.

Todavía nosotros, niños perdidos que envejecemos

Nos preguntamos

¿Por qué Peter, por qué?

Mientras a él ya le tienden la cama,

Le preparan el cómodo

Y se alista para gritar ¡BINGO!

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s